El objetivo de estos anuncios es ayudar al usuario a encontrar lo que busca. Pero ¿cómo se decide quién aparecerá en cada momento entre los resultados de búsqueda y en qué posición?

Los elementos principales de esta decisión son las pujas y el nivel de calidad del anuncio. Su combinación es la clave del éxito del marketing en buscadores o SEM.

Con respecto a las pujas, su valor medio varía bastante según palabra clave y sector. Deberás decidir qué cantidad estás dispuesto a pagar como máximo por un clic en tu anuncio (coste por clic máximo). Si tu anuncio aparece en los resultados de búsqueda pero nadie hace clic en él, no pagarás nada.

Por otra parte, no olvides que la calidad del anuncio es igual de importante que el precio que estés dispuesto a pagar por clic. Los anuncios de pago con mayor relevancia para la búsqueda que se realiza obtienen preferencia en el ranking. Incluso es posible que se posicionen por encima de otros que han pagado más. También puede que un anuncio poco relevante ni siquiera aparezca entre los resultados.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de poner en marcha una campaña es la relevancia de la página de destino. Es decir, la página a la que se dirigirá el usuario una vez que haga clic en tu anuncio, que debe ser útil para el usuario y coherente con la descripción utilizada en el anuncio.

Como ves, no se pueden “comprar” sencillamente los primeros puestos. Hay que saber trabajar la estrategia, y nosotros sabemos cómo hacerlo.